¿Familia presidencial?, ¡a quién le importa!

Desde el sexenio de Luis Echeverría, la Residencia Oficial de Los Pinos no había tenido una familia tan numerosa como la que Enrique Peña Nieto ha llevado.

Fue un mes después de haber tomado posesión, que el hoy presidente de la República se mudó a Los Pinos, antes vivía en la “Casa Blanca”, la misma que más tarde lo orillaría a ofrecer supuestas disculpas al pueblo de México, por la corrupción que la envolvía.

Durante ese mes se hicieron remodelaciones, para que sus seis hijos pudieran moverse. Enrique Peña Nieto es padre de Paulina, Nicole, Alejandro y Diego, éste último fruto de una relación extramarital. Por su parte, la Primera Dama, Angélica Rivera, tiene tres: Sofía, Fernanda y Regina.

Por cuestiones obvias, Diego no vive en Los Pinos y de hecho no lo reconoció, sino apenas en el 2012 en una entrevista con El Universal, cuando todavía era candidato presidencial.

El periodista Alberto Tavira, dedicado a la prensa rosa en la política, enlista a cinco mujeres con las que el presidente ha tenido affaires: Jessica de la Madrid, Maritza Díaz, Mónica Pretelini, Rebeca Solano y la actual Primera Dama: Angélica Rivera.

La familia presidencial no ha demostrado intenciones de tener un perfil bajo. Constantemente en redes sociales salen fotografías de sus viajes y lujosos gustos.

Esto no sería problema si no fuera dinero del erario público, y lo que es peor: todos los gastos dirigidos para atender a la familia presidencial no son susceptibles de ser auditados, por lo que viven con un cheque al portador todo el tiempo.

La Presidencia de la República justifica esta opacidad diciendo que los miembros de la familia presidencial no son funcionarios públicos, por lo que no tienen una razón para rendir cuentas.

El portal “SinEmbargo” dio fe de este hecho, al haber realizado numerosas solicitudes de información al Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) sin obtener la más mínima pizca de información al respecto.

Aunque no existe acceso a esta información, según los últimos reportes de la Auditoría Superior de la Federación, la Presidencia de la República gastó en 2014: tres mil 476 millones de pesos, la cifra más alta en 36 años.

Para el analista político José Gil Olmos, hay indicios para pensar que gran parte de estos gastos son realizados por los seis hijos de la familia presidencial. Según el colaborador de Proceso, el presidente ha entendido el ejercicio público “como un vicio privado convertido en virtud pública”.

La actitud de la familia de Enrique Peña Nieto es una muestra más de que la impunidad y la corrupción, son los dos principales males que hacen girar la rueda del tercermundismo en el país.

@LosIrritantes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s