Lo ridículo del sistema escolar mexicano

school-4189534_640

La escuela en México no enseña a pensar, tampoco a proponer y menos a ser, lo único que enseña a es a repetir, como una lección de burocracia que va desde el jardín de niños hasta la universidad. Por si acaso un día tienes que comer y entonces te conviertes en Godínez.

Ya sabemos que en México no hay muchos empleos, que los salarios son muy bajos y que la esperanza de una vida mejor no la tiene casi nadie a menos que vaya a heredar una gran empresa o un puesto político. Pero aún con todo eso, los mexicanos seguimos creyendo en un sistema escolar que nos aplasta y nos lleva a lo mismo que ya sabemos.

El sistema escolar mexicano sigue basado en números, una calificación pone a unos arriba y a otros abajo, pero sólo mide su capacidad de repetición y de apego a una estructura que los aplasta a todos por igual.

Mientras en otros países ya se establecen sistemas educativos que se enfocan en la creatividad, en los intereses y las habilidades personales, y especialmente en el desarrollo de las emociones, aquí seguimos escribiendo Biblias con la vida de Benito Juárez y haciendo planas del 1, 2 y 3.

El problema es que los mexicanos estamos atorados en la percepción de hace más de 50 años, cuando se creía que tener un empleo, un salario fijo y un auto era sinónimo de éxito y felicidad. Hoy día la felicidad ya no puede encontrarse en esas cosas, pues el desarrollo mismo de la humanidad nos está llevando a replantear esas metas y encontrar otras en nuestras relaciones humanas, en las cosas que podemos crear y en la realización de sueños auténticos.

Por supuesto que sacar un 10 o un 6 no augura nada, ni éxito, ni felicidad, ni un lugar en la universidad y menos un empleo, ¿pero de verdad seguimos queriendo sólo esas cosas en pleno siglo XXI?

La depresión es la enfermedad de esta era, vivimos en una crisis de infelicidad que no tiene que ver con haber estado en el cuadro de honor de la primaria o haber repetido una materia 3 veces. El problema de fondo es que todo eso que dijeron nos haría felices no funciona así, por más que luchamos por tener y aparentar, en el interior hay un enorme vacío que no se llena con nada.

Si el sistema no va a garantizarnos ni siquiera un empleo para comer, ¿no debería entonces replantearse lo que quiere de nosotros?

@LosIrritantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s