¿Quién reproduce el machismo?

En agosto de 2019 una marcha masiva de mujeres en la Ciudad de México, cuyo objetivo era exigir el fin de la violencia contra ellas y una mejor actuación de las autoridades en temas de feminicidio, dividió a la opinión pública entre quienes apoyaban la manifestación y quienes aseguraban que había “otras formas”.

México es un país libre, al menos en teoría, y las manifestaciones públicas son completamente legales. Pero por otro lado es imposible ignorar que cada día 9 mujeres mexicanas son asesinadas por cuestiones de género.

Hasta aquí todo tiene cierta lógica, pero falta analizar cuál es el reverso detrás de la crisis de feminicidios que vive el país. Y es que no deberíamos olvidar que en este país son las mujeres las que llevan los hogares, las que educan y las que proveen el sustento, más de 9 millones de ellas que no cuentan con una pareja y están al frente de sus familias.

Si son las mujeres las que en su mayoría educan, entonces cabe preguntarnos cómo están educando a los hombres que secuestran, violan y asesinan a otras mujeres.

El machismo es una enfermedad que ataca a los mexicanos desde la época de la Colonia, pero que desafortunadamente no ha podido ser eliminada aún en el siglo XXI, porque ellos y ellas siguen reproduciendo hábitos basados en eso.

México está atrasado en educación y equidad de género, pero no es un problema sólo de hombres, pues las mujeres que llevan de la mano la educación de sus hijos también reproducen patrones del machismo desde el momento en que eligen parejas violentas o dejan sus estudios por perseguir al príncipe azul que en realidad es un sapo verde.

El problema no es tanto que ellos sean machos sin remedio, porque igual siempre han sido así. El problema de fondo es que las mujeres mexicanas, de todas las edades, siguen eligiendo eso para formar sus familias, lo que habla de un patrón de desvalorización, ausencia de amor propio y baja autoestima que se engendra desde los primeros años de vida.

Incluso en niñas y adolescentes podemos observar cómo el machismo ya está engendrado y naturalizado, desde el momento en el que se les educa para buscar pareja, se les obliga a vestir de determinadas formas para agradar y no se le da importancia a que estudien, se superen y se conviertan en seres independientes. Y esos patrones los reproducen madres, tías y abuelas que viven urgidas por ver a las niñas casarse de blanco con un sujeto que las humille y les rompa la cara.

Las mujeres mexicanas son discriminadoras, machistas e ignorantes en su mayoría, y reproducen el mismo machismo del que dicen quejarse.

Cuenta la leyenda que Gregorio Cárdenas, el famoso “Asesino de Tacuba” que mató a más de 20 mujeres en su propia casa, fue criado por una mamá machista y sobreprotectora que nunca le permitió crecer y desarrollarse como una persona normal. Eso generó en él un odio tan grande hacia el género femenino que lo convirtió en un homicida.

Y la historia podría estarse repitiendo en miles de hogares mexicanos donde las madres ven a sus hijos como remedios para sus frustraciones, sin dejar que crezcan, maduren y se conviertan en entes útiles. El resto de la historia son páginas enteras de nota roja con mujeres asesinadas.

Manifestarse está bien, la violencia hacia las mujeres es real y debe terminar, pero una marcha, violenta o no, no va a cambiar que dentro de cada uno de los hogares el machismo siga siendo ley. Sería imposible meter a la cárcel a todos los hombres machos, misóginos y violentos que fueron criados por mujeres machistas, misóginas y violentas también.

Si el machismo no se reprodujera desde los hogares, entonces no tendríamos 11 mil embarazos anuales en menores de 14 años; ¿quién les está haciendo creer a las niñas que tener una pareja es lo más importante?, ¿quién o quiénes le niegan a las niñas y adolescentes el acceso a educación sexual y métodos reproductivos?      

Las feministas pueden marchar todo lo que quieran y está bien, pero la situación no va a cambiar porque es mucho más complicada, nos atañe a todos y a todas quienes tenemos la responsabilidad de reproducir o no actitudes machistas desde casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s