El Coronavirus no es la peste, pero sí apesta.

Dice AMLO que el Coronavirus no es una peste y debemos recuperarnos de esta crisis, el problema es que ya pasó de ser un asunto de salud a uno económico, cuyas repercusiones se están dejando ver con mucha fuerza.

El fin de semana pasado el mandatario federal se hospedó en el hotel Lucerna de Culiacán, Sinaloa, mismo en el que se asegura estuvo hospedado uno de los primeros casos confirmados de Covid-19. Desde el balcón de su habitación compartió un video donde señaló que el Coronavirus no es como la peste,  la cual en el siglo XIV mató aproximadamente a 50 millones de personas según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El coronavirus no es la peste. Tenemos nada más que tener cuidado y cumplir con las recomendaciones que nos están pidiendo los médicos, los especialistas y los científicos”, señaló.

Hasta el día de hoy, ¡32 días después del inicio de la pandemia!, se han presentado mil 94 casos de Covid-19 en México, de los cuales hay 28 decesos. Y hasta ahora el presidente dice que no es tan grave, pero que lo mejor es quedarse en casa. Un poco tarde, ¿no?

El presidente exhortó a los ciudadanos a cuidar a las personas de la tercera edad debido a que, comentó, ellos son los más vulnerables al igual que las personas con sobrepeso e hipertensión.

“Algo que yo considero fundamental, básico: cuidar a nuestros adultos mayores. Ahí está la clave. Esa es la aportación de México al mundo”, dijo.

Lo que está claro es que en México la mayoría de las personas viven al día, los pequeños comerciantes tienen que salir a las calles a vender sus productos y muchos dependen del turismo, mismo que también ha bajado considerablemente, por lo que esta crisis ya no es sólo sanitaria, sino económica. Según la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Conaco-CDMX), se han registrado pérdidas económicas -sólo en la Ciudad de México- por más de 4 mil 189 millones de pesos, cifra que aumenta minuto a minuto.

Respecto a esta situación, AMLO comentó que:

“Salgamos a la calle y trabajemos los que tengamos una función importante, básica, no se puede cerrar una tortillería, por ejemplo”.

Lo que está claro es que el Covid-19 no es como la peste, pero el comportamiento que ha tenido el presidente ante esta pandemia es similar al que tenían los mandatarios de aquella época, hacer caso omiso a lo que estaba pasando afuera hasta que fuera algo incontrolable y hubiera una gran cantidad de infectados.

Aún tenemos tiempo para frenar el alza de contagios que se prevé para las siguientes semanas, tenemos que conservar esa sana distancia que tanto insiste el gobierno y sobre todo quedarnos en casa hasta que esta crisis pase.

Fuente: El Financiero, El Universal, The Coronavirus App

@LosIrritantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s