Las obras más irritantes del gobierno mexicano

El gobierno de México siempre se ha caracterizado por acumular “elefantes blancos”, obras monumentales que nunca son terminadas o no funcionan, pero cuestan millones de pesos al erario público. En pocas palabras son cajas chicas, tesoros abiertos para que funcionarios y empresas se llenen los bolsillos a costa de los mexicanos.

La alberca rota

Hace casi diez años que Marco Antonio Calzada, entonces alcalde de Tultitlan, Estado de México, construyó una alberca pública para beneficio de los habitantes. Costó siete millones de pesos, pero nunca fue inaugurada por fallas en su diseño y realización. Desde entonces y a la fecha, el espacio sigue ahí, abandonado y funcionando como promesa de campaña para posteriores candidatos al gobierno de ese municipio.

La Torre de Javier Duarte

Durante el gobierno de Javier Duarte, en Veracruz, se gestionó la construcción de un hospital infantil que costó más de 340 millones de pesos.

Cabe destacar que el proyecto existe desde el año 2009, aunque desde entonces ha servido de pretexto para robar dinero y enriquecer a muchos políticos sinvergüenzas, en ese estado.

Autopista del horror

La Autopista del Sol fue inaugurada durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en 1993, y desde entonces a la fecha no ha terminado de ser útil para miles de turistas que van de la Ciudad de México hacia Acapulco, Guerrero.

Derrumbes, accidentes, asaltos, congestionamientos viales y casi dos billones de pesos, son la consecuencia de un proyecto mal trazado, que viene costando más y más dinero en cada sexenio que pasa.

Villas Panamericanas

En 2011 se inauguró un conjunto habitacional denominado “Villas Panamericanas”, en Zapopan, Jalisco, con el objetivo de albergar a los atletas de los Juegos Panamericanos de ese año.

La pésima planeación del proyecto provocó que luego del evento deportivo este lugar fuera abandonado, sin posibilidades de convertirse en vivienda, y en peligro de convertirse en un agujero ambiental, por la zona donde se encuentra.

Mil 200 millones de pesos fue el costo de este elefante blanco, los mismos que ahora se pudren en el abandono.

Irrita que el dinero de los mexicanos sirva para hacer obras inútiles, mientras sectores prioritarios como la salud y la educación, no tienen recursos y subsisten casi por caridad, en este país lleno de elefantes blancos.

@LosIrritantes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s